Un premio para el martiano Frei Betto

29 de Enero de 2013 | 

Entregado al intelectual brasileño el Premio Internacional José Martí de la Unesco

 


por Juana Carrasco

 

La Dra. Pilar Álvarez Lazo, subdirectora general para el área de las ciencias sociales y humanitarias de la Unesco, entregó el Premio Internacional José Martí de la Unesco, en su edición 2013, al destacado intelectual y luchador social brasileño Frei Betto.

 

Previamente, agradeció al Gobierno de Cuba por esta Conferencia que rinde homenaje a Martí en momentos complejos de transformaciones sociales, en el que hay que unir esfuerzos por un mundo mejor, y en la búsqueda de soluciones ante las amenazas que enfrenta la especie humana.

 

Destacó, además el Proyecto José Martí de Solidaridad Mundial, que ha propiciado la relación y el aprovechamiento del pensamiento crítico de José Martí.

 

Al entregar el Premio, la Dra. Pilar Álvarez subrayó los valores que hicieron que el jurado, por unanimidad y entre 17 candidatos, otorgara el galardón que amparan los 196 países integrantes de la Unesco, a Frei Betto, en virtud de sus acciones que coinciden con el ideario profundamente humanista y justiciero de José Martí, de quien dijo le impresionó lo legítimo y lo vigente de los principios que los han hecho un hombre universal, sobre todo por su mandato ético y humanístico.

 

Sobre Frei Betto, señaló sus aportes de gran importancia en la construcción de una sociedad de semejantes, una sociedad inclusiva, y en defensa de la dignidad humana, lo que realiza como compromiso social activo mediante la educación popular para darle poder a la gente y la militancia nacional e internacional para el logro de la paz y la justicia.

 

Frei Betto, puntualizó la subdirectora de la Unesco, está comprometido con la época que vive, comprometido con su tiempo, como éticamente lo consideró también José Martí.

 

En sus palabras de agradecimiento al recibir tan alto galardón, visiblemente emocionado, dijo Frei Betto que para él era un honor recibir este premio en compañía de aquellos que antes de él también lo han recibido: «el comandante Chávez, que Dios y los médicos cubanos logren garantizar su salud; el talentoso pintor y amigo que ya no está entre nosotros, Guayasamín; el cada vez más joven intelectual Pablo González Casanova, y también el compañero militante de gran inteligencia Atilio Borón».

 

Apuntó que no lo consideraba mérito suyo, sino de aquellos con quienes trabaja desde hace más de 50 años, los pobres, los militantes de base por la liberación y los derechos humanos, la justicia y la paz junto a tantos compañeros de Brasil y de América Latina «ellos son los verdaderos merecedores de este Premio», sentenció.

 

Dedicó el premio a los Cinco Héroes cubanos que se encuentran injustamente encarcelados en Estados Unidos, lo que fue recibido con aplauso prolongado de pie de todo el plenario, y también hizo homenaje a los 233 jóvenes que murieron en un incendio en una casa de baile en Santa Maria, en Brasil.

 

Renovó el compromiso de apoyar el Proyecto José Martí de Solidaridad Mundial y solicitó que el IV Encuentro del Equilibrio del Mundo se pueda realizar en otro punto de la geografía latinoamericana.

 

Frei Betto habló de los tres profesores que le hicieron conocer a Martí, el primero Fidel, en los años 80, su primer viaje a Cuba y en la oficina del Comandante, dijo, hay una carta manuscrita original en un cuadrito de Martí y Fidel me empezó a hablar de este hombre que no conocía.

 

El segundo fue Cintio Vitier, cuando asumió el Centro Martiano y le dijo la importancia de conocer a Martí y encontrarlo en el libro Sol del mundo moral, un texto de cabecera, una obra que siempre hay que leer y releer, recomendó.

 

Y el tercer profesor, el doctor Armando Hart, por sus escritos, conferencias y las charlas que siempre tenemos que me han enseñado mucho de Martí, que no ha sido solo un Apóstol, sino también un profeta, un revolucionario, un político, un activista social, y sus geniales análisis de economía, de política, de sus escritos para los niños y el poeta, y ahora se describe el Martí ecológico. «Hay mucho Martí que descubrí».

 

Y con una anécdota concluyó: Fidel me regaló la obra completa de Martí, 28 volúmenes gordos que en el Consejo de Estado me pusieron en una caja y cuando llegué a la aduana de Sao Paulo, un policía me preguntó qué traía en esa caja pesada.

 

—Y digo: a José Martí.

 

—¿Usted lo trae ahí descuartizado?

 

—No, son sus armas.

 

—Usted está loco, trae las armas de ese José.

 

—No, son sus ideas.

 

—Entonces vamos a abrir la caja.

 

Cuando vio lo libros quería que le regalara un volumen y le dije que no, porque son su obras completas. Por suerte, continuó la narración de Frei Betto, tenía un pequeño libro de Martí y se lo regalé y «ahí me dejó pasar».

 

Gracias a Martí, gracias al pueblo de Cuba.

 

Tomado de Juventud Rebelde



Noticias y reseñas

Enlaces