Un balance necesario, 20 años después de la URSS

16 de Julio de 2012 | 

Presentado este 16 de julio en la capital cubana, el volumen La izquierda latinoamericana a 20 años del derrumbe de la Unión Soviética, compilado por Roberto Regalado


La sede habanera de la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina (OSPAAAL) resultó pequeña durante la presentación de la antología La izquierda latinoamericana a 20 años del derrumbe de la Unión Soviética (Ocean Sur, 2012), del politólogo cubano Roberto Regalado, celebrada en la mañana de este lunes 16 de enero.

Acudieron al esperado lanzamiento los embajadores de Argentina, Bolivia, El Salvador, Ghana, Guatemala, Qatar, Perú, República Dominicana y Saint Kitts y Nevis; así como miembros del cuerpo diplomático del Congo, Ecuador, Etiopía, Siria y Trinidad y Tobago. Estuvieron representadas, además, numerosas organizaciones políticas e instituciones foráneas y cubanas, así como intelectuales de México, Brasil, entre otros países, motivados por la convocatoria.

Tras 20 años del derrumbe de la URSS, la editorial Ocean Sur convocó a veinte dirigentes políticos e intelectuales a reflexionar sobre numerosas interrogantes: ¿cómo afectó el colapso de la URSS a la izquierda latinoamericana?, ¿cuánto cambió esa izquierda en estas dos décadas?, ¿en qué situación se encuentra hoy?, ¿cuáles son sus perspectivas?

El resultado es el volumen La izquierda latinoamericana a 20 años del derrumbe de la Unión Soviética, enriquecido por las firmas de Ariel Dacal (Cuba), Jorge Hernández (Cuba), Valter Pomar (Brasil), Roberto Regalado (Cuba, compilador), Gilberto López y Rivas (México), Hugo Moldiz (Bolivia), Marcelo Caruso (Colombia), Héctor Béjar (Perú), Julio C. Gambina (Argentina), Patricia M. Chávez (Bolivia), Iole Ilíada Lopes (Brasil), Carlos A. Lozano (Colombia), Guillermo Teillier (Chile), Germán Rodas (Ecuador), José Luis Merino (El Salvador), Mario Saucedo (México), Carlos Fonseca Terán (Nicaragua), Hugo Richer (Paraguay), Antonio Elías (Uruguay) y Modesto Emilio Guerrero (Venezuela).

Ante el numeroso público, un panel compuesto por el director del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, Osvaldo Martínez; el abogado y comunicador social boliviano Hugo Moldiz; el educador popular e historiador cubano Ariel Dacal, así como el investigador cubano Roberto Regalado, expuso sus consideraciones sobre el libro, que aborda el balance que ameritan las dos décadas transcurridas desde el colapso de la URSS.

Osvaldo Martínez expresó su agradecimiento a la editorial Ocean Sur por “ofrecernos la posibilidad de disponer de este libro, un gran aporte y una contribución seria a la especialmente compleja ―aunque no especialmente desfavorable― situación latinoamericana, compuesta por pasos de avance y grandes retos, grandes interrogantes”.

El economista valoró diversos enfoques como los de Valter Pomar, Roberto Regalado, Hugo Moldiz, Héctor Béjar y celebró la posibilidad de contrastarlos. “Es un terreno bien polémico, pero necesario”, sostuvo y agregó que “no podemos seguir evadiendo los nombres que hay que darle a cada cosa”.

Martínez invitó a acercarse al libro, como “una contribución a entender lo que está sucediendo en el continente”, aunque alertó que La izquierda latinoamericana a 20 años…“no es una representación idílica de los acontecimientos de la región, sino un libro polémico, crítico, y por eso mismo es un gran aporte al debate”. Al respecto citó uno de los textos del peruano Héctor Béjar, cuando dice:


América Latina es otra. Su población crece con sus megaciudades y sus poblaciones marginales. Una confusa aglomeración de multitudes, indefinible en términos de clase, emerge en casi todos los países, hambrienta no solo de pan sino de reconocimiento. Parte de sus habitantes emigran hacia países que suponen de abundancia. Los Estados ceden el control de la violencia a poderes mafiosos o son cómplices de ellos. Las viejas oligarquías retroceden o se esconden aislándose de la sociedad sin perder su poder económico ni sus prejuicios y prácticas racistas. El gran capital internacional avanza sin restricciones apoderándose de los recursos del continente. En medio de pobrezas y carencias, las masas son hipnotizadas por los medios y padecen adicción al consumo. La alienación cunde. Viejas institucionalidades como iglesias, familias, comunidades locales, entran en crisis. (“Las izquierdas en América Latina”).


Su coterráneo Ariel Dacal, por su parte, aplaudió el volumen por su contenido y su método. No demoró en sentenciar que “el derrumbe de la URSS ―con su comprensión monolítica de la historia― ha sido una bendición para América Latina, porque ayudó a desatar uno de los nudos más cargantes de la izquierda: los límites a la creatividad, la búsqueda de nuevos horizontes”.

El joven historiador declaró que la verdadera lucha es “entre opresión y libertad”, sin embargo, “nadie tiene la verdad, ni la receta; la apuesta debe ser por el diálogo, por la búsqueda de sentidos comunes”.

Dacal invitó a “aprender a utilizar las palabras como las matrioskas rusas: hay que abrir las palabras y buscar sus esencias, sus significados”. De la misma manera, felicitó el método del volumen, que deviene “estudio y sistematización”. Explicó que “muchas veces nos quedamos en las consignas y no vamos a la historia, al análisis”.

El comunicador Hugo Moldiz aprovechó la circunstancia para exponer varias reflexiones que surgieron “después de que el libro ya estaba impreso”, sobre todo las referentes a “las transiciones de la historia”, que a su parecer deben ser estudiadas en la actualidad.

Abordó “los peligros que acechan hoy a nuestras revoluciones” y enfatizó que “América Latina tiene que proponerse la lucha contra el extractivismo, no solo como luchas nacionales, sino como una lucha continental que incluya el debate de cómo logramos el aprovechamiento de los recursos naturales en beneficio de nuestros pueblos y al mismo tiempo defendemos el respeto a la madre naturaleza”.

El también abogado boliviano subrayó que “la presencia de Evo Morales en el gobierno es una revolución en sí misma”, sin embargo, hizo hincapié en que “hemos cambiado muchas cosas en el país, pero no hemos cambiado la lógica con que el aparato estatal sigue funcionando: hay que construir un nuevo Estado sobre las entrañas del viejo”.

Para finalizar, el historiador Roberto Regalado, compilador de La izquierda latinoamericana a 20 años del derrumbe de la Unión Soviética, expresó que este libro pertenece a la colección Contexto Latinoamericano, cuyo “propósito es fomentar y divulgar el intercambio de ideas entre los líderes y activistas de los partidos, organizaciones y movimientos políticos y sociales de la izquierda”.

El politólogo cubano tiene publicadas otros títulos como Encuentros y desencuentros de la izquierda latinoamericana: una mirada desde el Foro de Sao Paulo (2008), FMLN: un gran tsunami de votos rojos (2011), La izquierda latinoamericana en el gobierno: ¿alternativa o reciclaje? (2012) y de numerosos ensayos y artículos en revistas especializadas.

Regalado advirtió que el presentado este 16 de julio en La Habana “no es un libro complaciente. Estamos juntos en la idea de construir socialismo, pero antes hay mucho que discutir, hay mucho que analizar”, concluyó.



Noticias y reseñas

Enlaces