Una de las presentaciones del libro «Vilma Espín. La flor más universal de la Revolución Cubana» (Ocean Sur, 2010) en Santiago de Cuba

Santiago de Cuba —rebelde ayer, hospitalaria hoy, heroica siempre— recuerda a Vilma Espín

11 de Octubre de 2010 | 

Realizadas varias presentaciones del libro Vilma Espín. La flor más universal de la Revolución Cubana (Ocean Sur, 2010) en Santiago de Cuba


Un extraordinario y mágico recorrido por la Historia resultó el ciclo de cuatro presentaciones —en diferentes escenarios de la mística ciudad de Santiago de Cuba— del libro de la Dra. Ligia Trujillo publicado por Ocean Sur, Vilma Espín. La flor más universal de la Revolución Cubana (2010).

Dos días llenos de emotivos encuentros entre veteranos combatientes de la clandestinidad y la Sierra, jóvenes estudiantes y niños, que en cada presentación vivieron —más que recordaron— momentos inolvidables de la Historia de la Revolución, llevados de la mano por la vida de la heroína de la lucha clandestina contra la tiranía, de la guerrilla y de la construcción del Socialismo.

El encuentro del 6 de octubre se realizó con los estudiantes de la Universidad de Oriente, que colmaron su parque de ese centro de altos estudios, el mismo en el que Vilma y sus compañeros desarrollaron sus luchas estudiantiles.

El Dr. Luis Gálvez, graduado de ingeniería química en el mismo curso que la heroína, y combatiente clandestino bajo sus órdenes durante la etapa insurreccional, recordó a la Vilma estudiante, alegre, deportista, profunda en sus convicciones patrióticas e interesada en la investigación científica.

Un animado debate sobre el papel de la juventud estudiantil en el ayer y en el presente siguió a las intervenciones de Javier Salado —editor de Ocean Sur— y de la autora del volumen.

Ante preguntas de los presentes, la Dra. Ligia Trujillo convocó a la juventud santiaguera a continuar la senda de los estudiantes que en 1952 se enfrentaron al golpe de Estado que inició la terrible dictadura militar, que apoyaron en 1953 a los asaltantes al cuartel Moncada dirigidos por Fidel y que supieron ir al encuentro del deber y de la historia en la lucha clandestina y la guerrilla, tal como Vilma hizo.

«Hoy ustedes tienen su Moncada y su Sierra en la batalla por construir una sociedad mejor, en perfeccionarlo todo constantemente; su combate hoy es pensar con cabeza propia, ser mejores que nosotros y alcanzar la felicidad personal y colectiva, con justicia social, en el Socialismo», expresó Trujillo.

En horas de la tarde se recordó a la Vilma que bajo los seudónimos de Deborah, Alicia y Mónica, desarrolló la lucha clandestina bajo la tensión constante de ser detenida y asesinada por los cuerpos represivos de la tiranía. Su figura de mujer alta, rubia, de tez muy blanca y belleza singular, era muy difícil de ocultar por enmascaramiento alguno.

Al parque Frank País, ubicado en una colina frente a la bahía de Santiago, Frank —principal dirigente revolucionario del Movimiento 26 de Julio en las ciudades— le pedía a Vilma que lo llevara a meditar para, en aquel entorno natural y de belleza indescriptible, madurar múltiples y atrevidos planes contra la dictadura.

A este lugar acudieron los niños, a los que tanto esfuerzo y trabajo dedicó Vilma después del triunfo de la revolución. Por iniciativa de ella fueron creados los Círculos Infantiles y múltiples planes para su desarrollo cultural y educacional; la protección a la infancia se convirtió en un principio inviolable en la Cuba revolucionaria. Por ello y mucho más, los niños le cantaron a la heroína, recitaron poemas en su honor y cautivaron con su gracia y desenvolvimiento a los presentes.

Especialmente emotivo —en frecuencia con la magia del entorno— resultó que los niños, en sencillas y sentidas palabras, le agradecieran a la autora haber escrito este libro sobre Vilma. Las palabras de presentación las realizó Alicia Martínez, quien estuvo vinculada a Vilma de forma permanente en los últimos treinta años. Según Javier Salado, «fue no solamente su más cercana y leal colaboradora, sino su escudo protector, siempre dispuesta a dar su vida por la de Vilma, y si hoy le preguntamos, con gusto daría toda su vida con tal que Vilma estuviera presente». 

Amaneció el día 7 de octubre y ya estaba preparada la presentación del libro en el Mausoleo a los Mártires del II Frente, ubicado en el corazón de las montañas orientales, donde las columnas guerrilleras dirigidas por el entonces Comandante Raúl Castro desarrollaron la lucha armada. Fue en el II Frente donde Vilma se convirtió en Mariela, combatió en la guerrilla y vio nacer el amor eterno. 

A pocos metros de la tarja que recuerda que allí —cual semilla vigorosa— reposan los restos de Vilma en la tierra cubana, se realizó el acto. Jóvenes del municipio II Frente, viejos combatientes guerrilleros y los invitados depositaron flores en la tumba de Vilma y de cada uno de los que allí descansan. 

Decir que la presentación estuvo signada por la emoción, es poco. El Dr. Carlos Amat —amigo de Vilma y combatiente del Movimiento 26 de Julio— recordó la faceta de la Mariela de la guerrilla, su sencillez y valor a toda prueba. Con voz quebrada por los sentimientos, la autora dedicó a los niños y jóvenes presentes el libro, y pidió a todos los veteranos que recordaran a Vilma en conversaciones con los niños, para que transmitieran desde el corazón sus vivencias y experiencias a la juventud, recordando siempre que los niños y jóvenes de hoy son mejores que nosotros, porque son el producto refinado de los esfuerzos de Vilma, que es decir de la Revolución.

Allí, en las montañas orientales, ante los restos de los mártires y junto a Vilma, el representante de Ocean Sur confirmó el compromiso del colectivo de la editorial —compuesto por revolucionarios de diferentes nacionalidades— de «trabajar con más ahínco por difundir, por los caminos del mundo, la obra y el pensamiento de la Revolución Cubana y de la izquierda, para que como afiladas armas sirvan al esfuerzo de millones de personas que en todas partes combaten al imperialismo y a las oligarquías nacionales; y dar a conocer la vida de revolucionarios ejemplares como Vilma, Che, Fidel y otros eternos rebeldes».

La jornada culminó en el Memorial Vilma Espín, en horas de la tarde. La casa museo se encuentra en la vivienda familiar de Vilma, donde nació, fue joven; además, se utilizó como cuartel general de los combatientes del 26 de julio en Santiago, de ella Vilma tuvo que pasar a la más absoluta clandestinidad y desde ella partió a las montañas. Un lugar especial, que fue desbordado en la presentación del libro. Presentes estuvieron miembros del Consejo de Estado y el Primer Secretario del Partido en Santiago, quien agradeció a la Dra. Ligia Trujillo por tan hermoso libro y a Ocean Sur por la labor revolucionaria que realiza. 

Fue un maravilloso encuentro entre amigos que hacía muchos años no coincidían. Vilma estaba presente en todas las conversaciones, en las palabras de quienes presentaron el libro, sentada en las comadritas de los corredores coloniales, junto a sus eternas amigas Asela, Ligia, Ramona, Cristina, Electra, como siempre, jóvenes, alegres, profundas, rebeldes. 

Santiago de Cuba acogió una vez más a Vilma. Vilma estuvo en su Santiago.



Noticias y reseñas

Enlaces