Carlos Guzmán Böckler, Sandino Asturias y María del Rosario Valenzuela

Presentación del libro "Por qué las armas"

21 de Noviembre de 2008 | 

Presentado en la librería Sophos de la ciudad de Guatemala, el libro "¿Por qué las armas? De los Mayas a la Insurgencia en Guatemala", de María del Rosario Valenzuela.


El 11 de noviembre fue presentado, en la librería Sophos de la ciudad de Guatemala, el libro ¿Por qué las armas? De los Mayas a la Insurgencia en Guatemala, de María del Rosario Valenzuela, ante una nutrida concurrencia.

El libro fue publicado por la editorial Ocean Sur, que se presenta como "una nueva, extraordinaria e independiente aventura editorial latinoamericana", que ofrece a sus lectores, en español, inglés y portugués, las voces del pensamiento revolucionario del pasado, el presente y el futuro de América Latina: desde Bolívar y Martí, a el Che Guevara, Fidel Castro, Haydeé Santamaría, Roque Dalton, Hugo Chávez y muchos otros más.

La actividad fue moderada por Sandino Asturias Valenzuela, nieto del Premio Nobel de Literatura Miguel Ángel Asturias, e hijo del comandante guerrillero Rodrigo Asturias y de la autora.

La obra fue comentada por el doctor Carlos Guzmán Böckler, quien también escribió el prólogo, y por María del Rosario Valenzuela. A continuación, sus intervenciones.


Palabras de Carlos Guzmán Böckler:

El libro tiene una serie de características sumamente importantes. En primer lugar, es una obra escrita fuera de los cánones de la historia oficial, lo cual no quiere decir que use otras fuentes, o que acuda a reflexiones de otro tipo; simplemente, usando las fuentes de las que se puede disponer, en abundancia y con corrección, se ha planteado desde una perspectiva diferente lo que desde hace algunos años se ha venido gestando en ciertos círculos de este país, ya superada la idea de que la historia la hacen los individuos, y pensando en los grupos sociales, dándoles el mismo valor.

El libro da relevancia a los pueblos indígenas mesoamericanos y en especial a los que habitan en este pedazo de Mesoamérica que hoy llamamos Guatemala. Esto es de especial importancia, ya que la autora ha recurrido a fuentes recientes. Pongo como ejemplo la obra excelente de los mexicanos Linda Manzanilla y Luján Muñoz sobre la historia antigua de los pueblos de Mesoamérica, convenientemente utilizada.

Ese prejuicio que aún expresan personas que dicen que son ilustradas de que aquí se vivía en una etapa de decadencia y de que los invasores europeos evitaron una caída con los valores del cristianismo y de la civilización occidental, se ha repetido hasta la saciedad y sin embargo no es cierto. En este libro se han utilizado los argumentos fundamentales para desvirtuar esa falacia.

Se da importancia al desarrollo intelectual y material —con sus limitaciones— de los pueblos que habitaron Mesoamérica como una unidad civilizatoria. No es una idealización de aquellos momentos, lo que sería pecar en el sentido contrario, sino simplemente un intento de ubicarse en la realidad y utilizar las fuentes de los pueblos mesoamericanos. Pero no basta con leer y consultar;  sino lo más importante es poder relacionar y reflexionar sobre lo leído, es decir, no tomarlo al pie de la letra, sino saberlo engarzar, conjugar, para poder plantear una serie de proposiciones coherentes, ordenadas y racionales. Eso sí se logra, en abundancia.

La carga de las taras que nos dejo la colonización, que todavía seguimos arrastrando, es muy importante al analizar los aspectos económicos, básicamente la explotación donde empieza la dicotomía fatal del vencedor-vencido y del colonizador-colonizado; más adelante vendrán los matices y dentro de éstos entramos los mestizos con toda la carga de problemas que hemos arrastrado, con todo lo inconfesable que llevamos, devolviendo al que supuestamente nos ataca sin pensar que él es el atacado, nuestras propias limitaciones. Esto está analizado, es contemplado y sopesado.

Y también se utilizan, las fuentes teóricas, no sólo las recientes, sobre el tema del racismo. Fueron consultados autores de gran renombre como Franz Fanon, cuyo aporte no se puede soslayar; Albert Memmi, quien es fundamental con su Retrato del colonizado y el colonizador. Lo que se agrega como una fuente poco conocida son las obras sobre el Racismo de Rodrigo Asturias, de los años '70 y '80 y otros aportes, como el mío, que omito.

En la segunda parte están contemplados, como uno de los resultados ideológicos más completos que dejó la colonización, los sistemas económicos, sociales, religiosos y políticos que surgen de esa dominación tan desigual.

Occidente mostró la peor cara de su cultura, lo que no quiere decir que se le debe condenar en bloque; todas las civilizaciones tienen grandes logros y la occidental los tiene muy buenos, En todo caso, el régimen colonial ha dejado una impronta terrible y las secuelas las seguimos viviendo aunque no las queramos ver. Estos aspectos están bien resaltados, muy claramente expuestos y razonablemente presentados.

Analiza los periodos que vienen después de la separación política del imperio español; no quisiera decir independencia, porque ésta aún no la hemos disfrutado. En todo caso, sí existe una separación política y después la separación económica, que, al menos a mi manera de ver, es la que determinó esa separación.

Es decir, el naufragio del añil y de la grana en el mercado internacional hizo completamente innecesaria la colonia como tal.

La unión centroamericana se desgaja y se refiere al paso republicano. En realidad es la historia de las dictaduras, con diferentes énfasis.

Después toma un paso más lento al analizar las causas por las cuales se llega a la confrontación, que para muchos de los que estamos aquí representó la mayor parte de nuestras vidas, que ha dejado una honda huella en nosotros. Por supuesto, las heridas no se han curado y las nuevas generaciones están en ayunas de todo esto, porque los grupos dominantes han tenido el cuidado de que así sea.

La derecha guatemalteca hace un esfuerzo colectivo para elaborar una historia general de Guatemala en cinco tomos, en la cual ponen su versión y su verdad, que afortunadamente no es la que está en este libro, desde luego, pero es la más difundida y la más promocionada. Eso quiere decir que la izquierda ha sido incapaz de presentar un frente común a esto, y decir con palabras, no con insultos, lo que piensan.

Afortunadamente, María del Rosario sí logra presentar una posición diferente, analiza los gobiernos de Arévalo y de Árbenz, los logros a los cuales se llegó, algunos de los problemas que se suscitaron, los más graves, y la oclusión de la expresión política que llevará al uso de las armas para tratar de resolver nuestros problemas políticos.

Para la juventud es especialmente necesario conocer todo esto, en todo caso no se le ha dicho absolutamente nada de lo que es el 20 de Octubre ni sobre los tiempos posteriores.

La gente no tiene idea de lo que pasó:  es un capítulo borrado de la historia, que nos perjudica mucho a quienes sí creemos que esa fue una época fecunda, que beneficia enormemente a los que provocan ese silencio. Contra eso es a lo que el libro entra frontalmente a redargüir. Por supuesto, sería loable que no sólo ella continúe, sino que continuemos muchos más; que se trate de hacer una historia de esos años.

Pero el problema se agrava, porque la situación sigue decantándose. Las clases medias todavía observan, temerosas y alejándola con el pensamiento aunque la tengan a la vuelta de la esquina, porque se sienten que no están tocadas, y como para ellas Guatemala son ellas, no les interesa.

Ahora quieren revivir el ejército y dicen que los Acuerdos de Paz no valen absolutamente nada, existe todo el deseo de no cumplirlos jamás. Pero lo más doloroso es la vuelta a ese endiosamiento de la estupidez y de la intransigencia, que es la peor herencia que nos ha quedado que descansa en la ignorancia, no sólo la de la historia, sino la de todo.

Entonces, el reto sigue y obras como ésta deben seguir adelante, claro, con un impulso concertado sería mucho mejor.  Muchas gracias.


Palabras de María del Rosario Valenzuela:                                           

Tomando como marco de referencia a Guatemala, este libro puede responder a algunos interrogantes de los sucesos que marcaron profundamente a América Latina.  Sirve -con sus particularidades- a todos, para demostrar de donde viene tanta inequidad, subdesarrollo, dependencia, miseria, rezago.

Este trabajo puede servir de imagen -con sus respetables especificidades- a todos los pueblos originarios, los que alcanzaron o no a ser grandes civilizaciones o altas culturas, interrumpidos en su proceso de desarrollo normal por la brutal invasión, conquista y colonización.  Nos ayudará a salir del hondo pozo de la desmemoria, de la urdimbre en que hemos caído, para recuperar todos unidos la identidad y la dignidad.

El sistema de dominación, continúa colocando fronteras artificiales, para separar y dividir, quedando al servicio de las necesidades foráneas, en beneficio de los países desarrollados del Norte, forjando una cadena infinita de dependencia.

¿Representan acaso la concepción cosmogónica, comunitaria, el amor a la tierra, la naturaleza, la ecología, propio del pensamiento y de la cultura de la diversidad de los pueblos originarios de América? Han impuesto una cultura de división, barreras, miedo, resignación, de una realidad ajena.
La acción sucede en Guatemala, pero podría haber acaecido en cualquier país de nuestro continente, en eso radica su utilidad. Una versión diferente, veraz, de la verdadera historia, para intentar descolonizarnos y desalinearnos de la ficción europea —y ahora estadounidense— en la que estamos sumidos; encontrar nuestra verdadera identidad y poder construir una América auténticamente nuestra. 

Deseamos llegar a una aproximación de las verdaderas causas que originaron la lucha armada en Guatemala, con atisbos para la reflexión y el consenso. Algunos estudiosos han realizado ya vastos análisis históricos y lo han abordado desde interesantes y particulares interpretaciones. Nos proponemos contribuir a esos esfuerzos para seguir investigando sus causas, todavía prácticamente desconocidas.

Analizar y escribir sobre el por qué, de la guerra revolucionaria, debido a las condiciones de desigualdad e injusticia que provocaron que parte del país se levantara en armas, es una tarea impostergable para recuperar la riqueza y matices de esta historia.  Muchas de las antiguas certezas pueden ser cuestionadas, pero la necesidad de la lucha, de su conocimiento y de la verdad, son incuestionables.

La riqueza de la memoria de los pueblos es un patrimonio invaluable que hace falta conocer y recuperar de un modo crítico, así como el aporte de las luchas de todas las generaciones, para poder revalorizar los aciertos y aprender de los errores. Es necesario conocer la raíz del movimiento revolucionario que no ha muerto y, que es indispensable seguir  construyendo.

Intentamos fundamentar y demostrar cómo está conformado el país, buscando reconstruir las sociedades del pasado y sus estructuras socio-económicas y políticas, desde sus primeros pobladores, los mayas, su crecimiento, realidades y esplendor; su desarrollo interrumpido por la invasión española; sus luchas y resistencia; el atraso; los graves problemas de la tierra, el subdesarrollo, la conformación de la dependencia estructural, la violencia que no tiene fin; develando con  hechos y realidades el  desafío histórico más importante que ha acontecido en la Guatemala de los últimos tiempos: el movimiento armado.

Aspiramos a mostrar con rigor científico, las espléndida culturas que brillaron en el universo y cómo fueron brutalmente destruidas por la invasión extranjera.  La magnitud y la forma en que sucedió, el papel que desempeñó el poderío militar europeo, la Iglesia y el racismo en ese proceso común a toda nuestra América.

Conocer el contexto europeo, el atraso de España y de las enormes riquezas que saquearon de sus colonias.  El horror de la conquista y la resistencia heroica de los pueblos originarios. Así como la estructura social y económica que se perfiló a lo largo de la colonización en el reino de Guatemala.

Más tarde la separación legal de España se hizo realidad con la proclamación de la "Independencia" con la colaboración del capitán español Gabino Gaínza significó un reacomodo de fuerzas internas y se mantuvo la exclusión de la mayoría de la población. Hasta hoy, las clases dominantes sostienen -por más de quinientos años- la misma explotación y pillaje.

Cuando la aurora comenzaba renacer, con los gobiernos de Arévalo y Árbenz, los Estados Unidos de Norteamérica y la oligarquía, la destruyó en aras de sus propios intereses.

Arrasó con la esperanza del pueblo, como una raíz al aire, causa determinante, no la única, de la guerra popular revolucionaria.

Si logramos desentrañar y mostrar esas causas, esas razones, esas grandes verdades y si el lector queda comprometido y ha comprendido estas realidades, habremos logrado nuestro objetivo. 


Muchas gracias.



Noticias y reseñas

Enlaces