El panorama de Puerto Príncipe arrasada por el sismo es siniestro; pero antes del sismo también lo era

Preguntas del pueblo de Haití dirigidas a cualquier pueblo “desarrollado”

21 de Abril de 2010 | 

El pueblo de Haití nos interpela. Sus preguntas no siempre son fáciles de responder


por Joan Tafalla

¿Creen que necesito que las tropas de las Naciones Unidas y de los USA me invadan y “organicen” cómo debo resolver mis problemas? ¿Piensan que soy un pueblo inculto, inferior, incapaz de organizar la supervivencia de mis propios hijos? ¿No les di una lección de civilización a los países “civilizados” aboliendo mucho antes que ellos la esclavitud, en 1793? ¿No fue un ejército de esclavos descalzos quien derrotó a las orgullosas águilas de Napoleón, en 1803, que venían a reinstaurarla?

¿Por qué razón el “país de la libertad” no me reconoció, ni comerció conmigo hasta 1865? ¿Acaso temía que mi libertad fuera un “mal ejemplo” para sus esclavos? ¿Sabías que los USA tardaron setenta y dos años más que nosotros en acabar con la esclavitud? ¿Olvidas que aún tardaron un siglo más para que un negro se pudiera sentar en el mismo asiento del autobús o asistiera a la misma escuela que un blanco? ¿Quiénes son los “civilizados”? ¿Quiénes son los “primitivos”?

¿Acaso no era una vergüenza que Francia, la antigua colonia, la que secuestró a nuestros ancestros de su hogar en África, la que los agotó y mató en largas jornadas de trabajo en las plantaciones de azúcar, de cacao, café o añil, nos impusiera, a punta de cañón, una indemnización de 150 millones de francos (equivalentes a 800.000.000 €)? ¿No es una vergüenza que cuando nuestro presidente Aristide reclamó que se nos devolviese ese dinero robado a punta de cañón, Francia se negó aduciendo que sería un “antecedente insoportable”?

¿Sabes que en 1915 los USA atracaron nuestro banco nacional y se llevaron sus fondos a Nueva York? Eran 500.000 dólares de la época. Nunca los han devuelto. ¿Ignoras que entre ese año y 1934 invadieron nuestro país, se apoderaron de sus riquezas, impusieron un presidente títere que no podía entrar en los hoteles y restaurantes de los invasores a causa de su color? ¿Sabías que durante esta invasión se produjo un auténtico genocidio de campesinos, llegando a crucificar en 1919 a uno de sus dirigentes, Charlemagne Peralte, en la puerta de una iglesia?

¿Sabes que los USA y Francia nos impusieron, entre 1957 y 1986, la dictadura de los Duvalier? ¿Ignoras que la única razón de esa dictadura era contener el “mal ejemplo” de la revolución cubana? ¿Sabes que esa dictadura realizó 30.000 asesinatos, además de la tortura y la cárcel para muchos otros? ¿Sabes que endeudó a mi país de manera insoportable, hasta 1.800 millones de dólares? ¿Sabes que aún estoy pagando esa deuda? ¿Y que el dictador Duvalier está cómodamente exiliado en Francia y vive con una fortuna estimada entre 800 y 1.400 millones de dólares en un banco suizo? ¿Por qué ese dictador no ha sido juzgado en ningún tribunal internacional por genocidio contra su pueblo? ¿Por qué la banca suiza no me devuelve el dinero que el dictador me robó?

Cuando me liberé de la dictadura, elegí por dos veces a Bertand Aristide como presidente, en 1990 y 2001. ¿Sabes que por dos veces los USA le desalojaron del poder mediante sendos golpes de Estado, en 1991 y 2004?

¿No crees, ahora, que la presencia de tropas estadounidenses en mi territorio es una invasión colonial? ¿No has pensado que algunas ONG, no son otra cosa que cómplices civiles de esa invasión militar? No te confundas, he dicho algunas. Como pueblo que sufre sé bien distinguir entre las ONG que están a mi lado y apoyan mi esfuerzo autónomo de las otras. Y tú, que deseas ayudarme, ¿Te has informado suficientemente cuando has dado tu ayuda económica con destino a Haití?

Llegados a este punto, ¿aún piensas que mi mal se resuelve con algo de “ayuda”? ¿No crees que se trata de una cuestión de justicia? ¿No crees que si Francia nos devolviese el dinero que nos robó; que si se encarcelase a Duvalier por sus crímenes y se le expropiase lo que también él nos robó; no crees que si se condonase la deuda externa inmoral, ilegal e impagable, no podría salir yo, como pueblo autónomo de mis problemas? ¿Aún continúas creyendo que soy incapaz de gestionar mis propios problemas sin intervención extranjera? ¿Mi pobreza, la pobreza de otros pueblos como el mío, no está en el origen de tu bienestar? ¿Quién debe a quién?

Por último: ¿no crees que ha llegado el momento de pasar de la ayuda que solo añade otro eslabón a la cadena, a la solidaridad entre pueblos iguales frente al imperialismo y al neocolonialismo?

No siempre es fácil responder sinceramente a preguntas de este tipo. Pero tenemos el deber político y moral de responder al pueblo haitiano y a nosotros mismos con la verdad.

----------------------------

Nota:

Esta lista de preguntas no ha sido redactada por un haitiano. Sin embargo, contiene las cuestiones que un ciudadano catalán ha encontrado en su modesto acercamiento a las raíces de la pobreza en Haití. Un acercamiento hecho sobre fuentes haitianas e internacionales.

 

Tomado de Rebelión



Noticias y reseñas

Enlaces