Ocean Sur saluda el 61 aniversario del asalto al Cuartel Moncada

24 de Julio de 2014 | 

A continuación reproducimos un fragmento del discurso de autodefensa de Fidel


LA HISTORIA ME ABSOLVERÁ


Santiago de Cuba, 16 de octubre de 1953

El 26 de julio de 1953, Fidel Castro comandó un grupo de jóvenes rebeldes  incluidas dos mujeres  para atacar el Cuartel Moncada, fortaleza militar de Santiago de Cuba, en la antigua provincia de Oriente, con el propósito de oponer resistencia al general Batista, el cual había llegado al poder mediante un golpe de Estado el 10 de marzo de 1952. El ataque falló, y 70  jóvenes rebeldes, fueron ferozmente torturados o asesinados a sangre fría. Fidel Castro y otros 28 combatientes fueron capturados, encarcelados y juzgados.

Lo que sigue es una reconstrucción del discurso de autodefensa de Fidel, sacado de prisión y publicado como plataforma política del movimiento revolucionario cubano, conocido como La historia me absolverá. Fidel fue condenado a 15 años de prisión, pero puesto en libertad tras una campaña de amnistía política.

Señores magistrados:

Nunca un abogado ha tenido que ejercer su oficio en tan difíciles condiciones; nunca contra un acusado se había cometido tal cúmulo de abrumadoras irregularidades. Uno y otro, son en este caso la misma persona. Como abogado, no ha podido ni tan siquiera ver el sumario y, como acusado, hace hoy setenta y seis días que está encerrado en una celda solitaria, total y absolutamente incomunicado, por encima de todas las prescripciones humanas y legales.

Quien está hablando aborrece con toda su alma la vanidad pueril y no están ni su ánimo ni su temperamento para poses de tribuno ni sensacionalismos de ninguna índole. Si he tenido que asumir mi propia defensa ante este tribunal se debe a dos motivos. Uno: porque prácticamente se me privó de ella por completo; otro: porque solo quien haya sido herido tan hondo, y haya visto tan desamparada la patria y envilecida la justicia, puede hablar en una ocasión como esta con palabras que sean sangre del corazón y entrañas de la verdad.

No faltaron compañeros generosos que quisieran defenderme, y el Colegio de Abogados de La Habana designó para que me representara en esta causa a un competente y valeroso letrado: el doctor Jorge Pagliery, decano del Colegio de esta ciudad. No lo dejaron, sin embargo, desempeñar su misión: las puertas de la prisión estaban cerradas para él cuantas veces intentaba verme; solo al cabo de mes y medio, debido a que intervino la Audiencia, se le concedieron diez minutos para entrevistarse conmigo en presencia de un sargento del Servicio de Inteligencia Militar. Se supone que un abogado deba conversar privadamente con su defendido, y este derecho se respeta en cualquier lugar del mundo, salvo que se trate de un prisionero de guerra cubano en manos de un implacable despotismo que no reconozca reglas legales ni humanas. Ni el doctor Pagliery ni yo estuvimos dispuestos a tolerar esta sucia fiscalización de nuestras armas para el juicio oral.

¿Querían acaso saber de antemano con qué medios iban a ser reducidas a polvo las fabulosas mentiras que habían elaborado en torno a los hechos del Cuartel Moncada y sacarse a relucir las terribles verdades que deseaban ocultar a toda costa? Fue entonces cuando se decidió que, haciendo uso de mi condición de abogado, asumiese yo mismo mi propia defensa.

[…]

Ver más en: Fidel Castro. Antología mínima, Ocean Sur, 2011.

 



Noticias y reseñas

Enlaces