La poesía es inmortal

14 de Mayo de 2013 | 

Juan José Dalton: "La poesía de mi padre es rebelde e irredenta, como él mismo lo fue. Es un inmenso legado que tenemos los salvadoreños"


Por Juan José Dalton 

 

SAN SALVADOR – En noviembre de 2011 viajé a Washington DC para interponer una demanda al Estado Salvadoreño ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por denegación de justicia en el caso del asesinato de mi padre, Roque Dalton. Esta gestión aún está en proceso.

 

Pero, el mismo día que arribé a la capital del Imperio, un grupo de intelectuales y líderes de la comunidad salvadoreña residente allí, me ofrecieron una calurosa bienvenida, con tertulia, vino, lectura de poemas y anécdotas.

 

Alguien, no recuerdo quién exactamente, me dijo: “¿Por qué no gestionamos para que el 14 de mayo, día del nacimiento de tu padre, se declare Día Nacional de la Poesía?”

 

Y así fue; comenzamos a gestionar desde entonces. A mi regreso hablé con varios intelectuales locales y había consenso. Nada por escrito, sino todo un compendio de ideas que se fue gestando, antes de someterlo a la Asamblea Legislativa.

 

Inicialmente enfrentamos algunos estira y encoge burocráticos que tardaron la gestión por más de un año. Pero la diputada Lorena Peña, que siempre ha sido un torbellino de iniciativas, hizo suya la idea y todo salió como debía ser el pasado 9 de mayo, con la aprobación por mayoría de votos. El 14 de mayo será en adelante el Día Nacional de la Poesía. Así que a los diputados de esta legislatura, aún a los que no votaron a favor, les agradecemos este homenaje.

 

¿Homenaje a Roque Dalton? Sí, por supuesto, pero en esencia es un homenaje al quehacer de los poetas: la poesía.

 

La poesía es quizás la célula madre esencial de todas las artes, pero además está en el pensamiento de todos los seres humanos en el sentido más profundo de las emociones frente a los misterios de la vida, como el amor, la muerte, el porvenir y la lucha por un mejor futuro.

 

¿Quién es que no haya querido ser poeta en algún momento de su vida? Durante la niñez, en la rebelde adolescencia, en la juventud esplendorosa, y hasta al final de la vida, los seres humanos tratamos de dejar un sello con la poesía.

 

Roque Dalton le cantó a su propia poesía: Sigues brillando /junto a mi corazón que no te ha traicionado nunca /en las ciudades y los montes de mi país /de mi país /que se levanta /desde la pequeñez y el olvido /para finalizar su vieja pre-historia /de dolor y de sangre.

 

Pero la grandeza de mi padre como poeta y por ende, de su poesía, es que dejó atrás la poesía contemplativa, la poesía canto y el verso medido. Su poesía revolucionó la forma de hacer poesía y la convirtió también un instrumento de generación de ideas para la lucha, con vistas a mejorar al mundo y la vida misma de los seres humanos; un instrumento contra el egoísmo y la injusticia social que hemos padecido.

 

La poesía de mi padre es rebelde e irredenta, como él mismo lo fue. Es un inmenso legado que tenemos los salvadoreños; es una herencia de la que nos debemos sentir orgullosos.

 

Sus asesinos quisieron apagar la voz del poeta, matando al poeta, pero nunca se imaginaron que como dice Lichi Diego: “los poetas nunca se mueren, menos si los matan”.

 

Un día, uno de los asesinos de mi padre, precisamente el que le disparó, me refiero a Joaquín Villalobos, aseguró que el caso Roque Dalton no era de interés nacional… ¡Qué equivocado has estado toda tu vida, Joaquín Villalobos! Tu paso en la historia nacional lleva la carga inmensa de la irracionalidad y la intolerancia con que acribillaste al poeta, que es un símbolo de la Patria y del universo.

 

La poesía de Roque Dalton, es inmortal y eternamente indócil, que acompañará siempre la lucha de este pueblo hacia un mejor futuro.

 



Noticias y reseñas

Enlaces