«Es un libro poderoso porque su palabra es transformadora»

2 de Diciembre de 2013 | 

Intervención de la poetisa Silvia Elena Regalado durante la presentación en El Salvador de la novedad editorial «Corazón de pueblo»


Por Silvia Elena Regalado

 

Hay libros que abrimos y los dejamos en sus primeras  líneas o páginas. Libros  que leemos completos por obligación, deber o ejercicio. Hay libros que están muertos  y también  hay muertes que cargamos y que nos impiden asimilar la vida de algunos libros.

 

Sin embargo, el libro al que nos referimos esta tarde, Corazón del pueblo, es un libro tremendamente vivo. Vital en la profundidad de sus verdades desnudas y sencillas. Las palabras de Margarita, son palabras que no sólo nos tejen nuevas realidades en el corazón, sino que nos destejen la memoria, la desparraman en hilos vibrantes y brillantes. Ocurre la magia que únicamente  un auténtico libro posee y es cuando el libro nos comienza a leer, y nuestro cuerpo se convierte  en el objeto de su lectura. El libro que leemos, nos lee, escudriña nuestra profundidad corporal hasta desnudarnos la memoria  y todo el amor que vive en nuestra memoria  despierta a su llamado.

 

No pude comenzar a leer este libro y dejarlo guardado. Lo anduve 24 horas entre buses, cocina, dormitorio, comedor y finalmente, Mr. Donut. Comencé a llorar con Ia carta de Tania Handal y no paré, ni siquiera cuando terminé y comencé a recordar lo leído. Me sacudió como nos sacude una tormenta, hizo brotar rostros, nombres, calles, muertes y esperanzas del fonda de mí misma.

 

El formato de entrevista  y las fotografías  que constituyen este libro ha sido un formato idóneo donde uno atraviesa Ia vida de Margarita, Ia de uno mismo y Ia de nuestra patria, en  los bloques breves y diáfanos de sus respuestas a las preguntas de Claudia.

 

Es un libro poderoso porque su palabra  es transformadora: la palabra de Margarita es una con los principios de la vida: amor, entrega, sencillez, generosidad, autenticidad,  paciencia y perseverancia.

 

Este libro físico me llevó a otro libro: al libro de Margarita, de su vida. Ella es un libro abierto, un libro que nace de Ia tierra, del barro y de los trenes. A medida que la vida le fue desplegando sus páginas, Margarita   se creció y ensanchó su espíritu sin perder su esencia ni la fidelidad de ser quien es. Margarita, como libro, como mujer es una fuente vital de aprendizaje:

 

- Su corazón infinito, amoroso hasta para el padre que tuvo a penitas.

 

- Su sentido de lealtad a sí misma, a su familia, a su esposo y a su compromiso con el pueblo.

 

- Su disciplina de trabajo y entrega.

 

- Su sentido de comunicación y dialogo respetuoso.

 

- Su fe y espiritualidad como soporte de su propio  ser y de su comunión con la vida. Su capacidad de ser fundamento y equilibrio. Energía cohesionadora, unificadora  y multiplicadora.

 

Un ejemplo de mujer salvadoreña  no solo para las mujeres y los hombres, lo debería ser  para los gobiernos, porque ella ha sido un gobierno de luz, paz y alegría a lo largo y ancho de su camino.

 

Gracias a Claudia, a la familia Sánchez Villalta por este honor  de comentar Corazón de pueblo. Un libro que nos redimensiona  a las mujeres como profesionales, artesanas, trabajadoras, madres, no madres, artistas y políticas. Mujeres salvadoreñas  de colores merecedoras de una vida digna, donde crezcamos en reconocimiento,  respeto y libertad, como ya lo visualizaba Don Alberto Masferrer  en el Minimum Vital y como Margarita  Villalta de Sánchez, incansable luchadora, lo anuncia en la esperanza ancha del Buen vivir, ofrendando, como siempre ha ofrendado, su vida, a la vida...

 

¡Muchas gracias!



Noticias y reseñas

Enlaces