Como la vida misma

21 de Junio de 2013 | 

Reseña del libro Notas de Viaje, crónicas del primer recorrido de Ernesto Guevara de la Serna por América Latina.

Por Disamis Arcia


Un año después del regreso de su primera aventura por el continente latinoamericano, el joven Ernesto Guevara de la Serna retoma las escuetas anotaciones que realizara durante el recorrido, para escribir estos pequeños relatos que, muchas décadas después, cuando su nombre se había enraizado en la memoria de los pueblos como sinónimo de rebeldía y de lucha por la justicia social, fueron publicados en el año 2004 por el Centro de Estudios Che Guevara y la editorial Ocean Sur bajo el título de Notas de Viaje.

 

Pocos años después, cuando el cineasta brasileño Walter Salles los toma como base para su película Diarios en motocicleta, alcanzarían fama mundial las experiencias vividas por este muchacho soñador e inquisitivo que regresó de aquel encuentro con la Mayúscula América sintiéndose distinto, conmovido hasta la raíz por una cultura, una manera de vivir y de ver la vida que, a fuerza de contradictoria y llena de matices, lo atrapó para siempre.

 

A través de los 42 textos que conforman este volumen, América se muestra en toda su majestuosidad, en toda su multiplicidad cultural, geográfica y social. Para el joven estudiante de Medicina que sale de Córdoba el 31 de diciembre de 1951 junto a su amigo Alberto Granado, para no detenerse hasta llegar a Caracas en julio del año siguiente, la iniciática aventura constituye tal vez un punto de viraje y ruptura de lo que podría haber sido su vida futura. Las tierras americanas tienden al joven una trampa de la que no se liberaría nunca. Las propias circunstancias de un viaje que se inició con la loca pretensión de recorrer varios miles de kilómetros en motocicleta y muy bajo presupuesto posibilitaron en cambio un acercamiento, desde dentro, de las dimensiones y realidades geográficas, culturales, económicas y sociales de los países visitados.

 

Cada nuevo paso deviene en acercamiento directo a una variedad increíble de climas y paisajes que van desde las cercanas pampas, pasando por las desérticas tierras de Atacama, las majestuosas cumbres de los Andes, hasta la lujuriosa selva de la Amazonia peruana. Cada  página se traduce además en la interacción y convivencia con sus pobladores y sus historias personales, sus tradiciones culturales, su realidad económica y política, su historia y las múltiples caras de la explotación y la injusticia social en las que se desenvuelven.

 

Numerosos son los momentos para recordar que se describen o rememoran en estos relatos. Algunos permanecen por su dureza y sinceridad. Pero es tal vez el espacio que dedica a estudiar, comprender, interiorizar la grandeza antigua de la cultura incaica y su posterior proceso de degradación lo que más puede impactar al lector que transite por estas páginas. Frente a las majestuosas ruinas de Machu-Picchu, en las calles del Cuzco y sus tradicionales procesiones, en las iglesias, los caminos, las riberas amazónicas y laderas andinas  muestran una compleja realidad que es percibida por Ernesto en sus múltiples aristas, expresada en sus valoraciones relacionadas con el valor incalculable de su legado cultural para todos los países latinoamericanos en tanto constituyen un elemento significativo de identidad; su preocupación por hilvanar y comprender el proceso sociohistórico que conllevó a la situación de exclusión social y explotación en que se encontraban los descendientes de estos pueblos originarios; su sagacidad para “encontrar” entre las expresiones artístico culturales producidas desde los tiempos de la colonia, la presencia de aquellas muestras de cultura ancestral que han devenido en expresión de resistencia cultural.

 

Como él mismo confesaría en estas sus Notas de Viaje, la experiencia devendría en profunda transformación y gradual consolidación de esos intereses e inquietudes sociales. Estas constituyen, al decir de Cintio Vitier,  «apuntes llenos de tantos contrastes y enseñanzas, de tanta comedia y tragedia, como la vida misma», que son expresión de la visión de un continente.

 

 

Tomado de Che Guevara. Proyecto Editorial

 



Noticias y reseñas

Enlaces