Vilma Espín

La flor más universal de la Revolución Cubana

Combatiente clandestina, guerrillera y dirigente de la Revolución Cubana

 

Desde su génesis la Revolución Cubana tuvo en Vilma Espín un pilar imprescindible en las luchas del llano y la montaña contra la tiranía de Fulgencio Batista. No importa cuántas identidades velaran su entereza en la trinchera clandestina: Alicia, Mónica, Déborah, Mariela… Bajo un mismo rostro y una sola convicción revolucionaria, esta combatiente indoblegable empuñó las armas en la ciudad de Santiago de Cuba y en la Sierra Maestra como una de las principales dirigentes del Movimiento 26 de Julio.

 

Tras el triunfo de 1959 se consagró a la organización, la educación y la lucha por los derechos plenos de la mujer en el seno del nuevo proceso social. Fundó y presidió la Federación de Mujeres Cubanas y hasta el final de su vida se mantuvo en la dirección política del país. Vilma encarna los más bellos ideales de combatividad y optimismo, de incansable guerrillera y de celosa albacea de la ternura.


Sobre la autora


Ligia Trujillo Aldama

. Maestra Normalista y doctora en Pedagogía por la Universidad de Oriente. Fue combatiente clandestina del Movimiento 26 de Julio. Después del triunfo revolucionario se especializó en Psicología Educativa y ocupó diversas responsabilidades en este sector. Es fundadora del Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño (1990) y ha colaborado en la Comisión Cubana de la UNESCO. El Consejo de Estado de la República de Cuba le ha otorgado diversas condecoraciones y medallas.


Títulos de Revolución cubana


Reúne publicaciones sobre la proyección anticolonialista, antiimperialista y latinoamericanista de la Revolución Cubana.


 Descargar tabla de contenidos


102 páginas+ 16 páginas de fotos |  ISBN 978-1-921438-83-7

Noticias y reseñas

Enlaces